En pleno mes de julio y con temperaturas mucho más altas de lo normal, los coches también sufren las consecuencias. Aprende a prevenir las averías más comunes del verano.

Los coches sufren las inclemencias del tiempo y de la zona geográfica de donde residamos, por ello no es lo mismo un mantenimiento para nuestro vehículo en invierno que en verano y tampoco necesitará los mismos cuidados si vivimos en una ciudad, en la montaña o en la playa. Muchos factores influyen en el estado del coche, por ejemplo: los atascos constantes en la ciudad hacen que el motor sufra más de lo normal, las irregularidades del terreno en el campo influyen en el estado de elementos tan importantes como los amortiguadores, y el salitre de las zonas costeras afecta tanto a partes mecánicas como a la carrocería.

Pero, a grandes rasgos, podemos identificar una serie de averías comunes más frecuentes en verano que en el resto del año y estudios como el de RACC a partir de las averías registradas el año pasado en este período estival, lo ponen de manifiesto.

En el citado estudio, se revelaba que las averías más comunes en verano se producían en el sistema eléctrico (41,8%), provocadas principalmente por la batería. Y esto se debe principalmente a que abusamos de ella por culpa de la necesidad más alta de elementos como el aire acondicionado. Por otra parte, el aire acondicionado es el responsable del 35% de las averías que se producen en verano según el REGV (Grupo de Red Europea de Garantía de Vehículos). Y es que, el mal uso del climatizador – o uso excesivo- puede provocar problemas como el desgaste de los conductos, roturas del compresor del aire o el mal estado del filtro. Para tratar de prevenir este tipo de avería lo mejor es revisar el sistema antes de salir de viaje y comprobar la carga por si fuera necesario rellenarla, por supuesto, en un taller.

LO QUE DEBES SABER…
  • Averías más comunes: en el sistema eléctrico, motor, aire acondicionado o en los neumáticos.
  • Lo mejor: revisar siempre el coche antes de salir de viaje.
  • Cuidados: prevenir las averías en la medida de lo posible es factible si hacemos un buen mantenimiento.

 

Otra de las averías en los coches más comunes en verano, se producen en el motor. Las altas temperaturas influyen en el rendimiento del motor, que necesita más refrigeración y el líquido refrigerante se ve más forzado. Para prevenir que no se dañe, lo mejor es revisar el sistema de refrigeración en frío. Comprobar que el líquido esté entre el mínimo y el máximo y que el depósito no tenga impurezas como aceite u óxido, ya que pueden deteriorar gravemente el coche. También se debe revisar el nivel del aceite del motor con la varilla. Si está por debajo de lo aconsejado puede gripar el motor, y si está por encima, puede ocasionar una avería grave por sobrepresión de aceite en el motor o en el turbo.

Por otra parte, las altas temperaturas que alcanza el asfalto en muchos lugares contribuyen a la degradación de los neumáticos. Para evitar en la medida de lo posible el deterioro excesivo o un reventón, lo principal es asegurarse que el dibujo está en buen estado y que las presiones son las adecuadas según el fabricante. En caso contrario, el riesgo de reventón sube hasta el 60%, el consumo de carburante hasta en un 7%, los neumáticos se desgastan hasta un 15% más y el comportamiento del coche puede ser inestable.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This