Es fundamental tener el coche a punto antes de cualquier viaje y hacer un mantenimiento adecuado por lo menos, en cada cambio de estación. Para ello, lo fundamental es prestar atención a los neumáticos, los líquidos del coche y los limpiaparabrisas.

Tener el coche en buen estado es fundamental para nuestra seguridad. En esta época, además conviene especialmente saber lo que hay que hacer para tener tu coche a punto antes de cualquier viaje y teniendo en cuenta el cambio de estación.

Lo principal es prestar atención a los neumáticos, a los líquidos y a la visibilidad, en la que puede influir el estado de los limpiaparabrisas y los faros del coche. En cuanto a los neumáticos, es fundamental revisar las presiones en frío. Debes tener en cuenta las condiciones de carga del coche y aplicar la cantidad de aire que en cada caso marque el fabricante. Además de las presiones, debes comprobar que el dibujo tenga una profundidad no inferior a 1,6 mm, y si no es así debes cambiarlos. También es recomendable que los cambies cuando presentan alguna deformidad o rotura, porque en caso contrario corres un riesgo de “reventón” inminente.

LO QUE DEBES SABER…
  • Líquidos del coche: que el aceite y el agua estén a nivel es fundamental para evitar problemas.
  • Presiones: las ruedas deben llevar la presión adecuada según fabricante y condiciones de carga del coche.
  • Limpiaparabrisas: tanto por el frío como por el calor extremo, es necesario sustituirlos unas dos veces al año.

 

En cuanto a los líquidos, siempre debes revisar sobre todo el nivel del aceite, del agua y de los frenos. Además, ten en cuenta siempre el nivel del líquido del radiador: tu coche necesita agua para la refrigeración del sistema. Este líquido hay que revisarlo en frío y rellenarlo si es necesario, pero en vez de con agua, con anticongelante. El nivel del aceite también es mejor revisarlo en frío y es algo que hay que hacer de forma regular. Es mejor que esté siempre en la línea del nivel y es importante no rebasarla. En caso de que el nivel esté demasiado bajo, debes rellenarlo pero acuérdate siempre de cambiarlo según las recomendaciones del fabricante. Depende del caso, pero podría ser cada 10.000 o 20.000 kms aproximadamente.

Si ves que el líquido de frenos llega al nivel, lo mejor que puedes hacer es preguntar en tu taller de confianza y no arriesgarte. Puede ser debido al desgaste de las zapatas y las pastillas de los frenos o a pérdidas, por lo que por tu seguridad el taller es la mejor opción.

presionruedas

 

Y por último, presta atención a los faros de tu coche y a los limpiaparabrisas. Son elementos fundamentales, pues gran parte de nuestra seguridad también depende de ver bien y ser visto por los demás usuarios de la vía. Lleva siempre un juego de luces de repuesto en el coche. Si tienes alguna fundida, cámbiala de inmediato y asegúrate de que están bien regladas para no deslumbrar a los coches que lleves delante o con los que te cruces. Los limpiaparabrisas son fundamentales también aunque no te lo parezca. Con cada cambio de estación sufren mucho desgaste por las diferencias de temperaturas y dejan de hacer su función correctamente. No puedes conducir si no ves bien, así que lo mejor es que cambies los limpias al menos dos veces al año.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This